Daily Archives

octubre 10, 2018

  • Bihotzeko desfibriladoreak kooperatibetan kanpaina bukatu egin da.

    Joan den urtean, Federazioak, kooperatibetan bihotzeko desfibriladoreak ipintzeko kanpaina jarri zuen martxan. Helburua, kooperatiben bazkideen, langileen eta bezeroen osasuna eta ongizatea babestea.

    Desfibriladorea tresna elektrikoa eta eramangarria da. Arnaseketa-geldialdia tratatzen du, bihotz-erritmoa berezartzen, bai elektrikoki, bai mekanikoki.

    Desfibrilazioak, bihotzari korrente zuzenarekin bultzada ematen dio, despolarizatzen, aldi berean, zelula miokardiaka guztiak, ohiko erritmo elektrikoa edo egokiago den beste bat berhartzen.

    Zuntz-bentrikuluarra, bat-bateko hilen sorburua da,  gehienetan.

    Desfibriladoreak, 17 kooperatibetan jarri dira eta bere kostua, bai instalazioetan bai formakuntzan,  Federazioaren Enpresa arteko Lan Arriskuen Prebentziorako Zerbitzuak bereganatu du.

    Instalazioekin batera, formakuntza eman da, bai desfibriladoreak erabiltzen, bai lehen sorospenetan. 400 pertsona prestatuta.

    Desfibriladorea edukitzea, besteaz beste, 700 metro karratutik gorako eraikitako merkataritza-gunetan derrigorrezkoa da. Beste aldetik ere, pertsona asko joaten den lekuetan, gomenigarria da.

  • Finalizada la campaña de instalación de desfibriladores cardiacos en las cooperativas

    Hace un año, la Federación puso en marcha la instalación de desfibriladores cardiacos en las cooperativas. Su objetivo, salvaguardar la salud y el bienestar de los socios, trabajadores y clientes de las cooperativas.

    El desfibrilador es un aparato electrónico portátil que trata la parada cardiorrespiratoria, restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente.

    La desfibrilación consiste en emitir un impulso de corriente continua al corazón, despolarizando simultáneamente todas las células miocárdicas, pudiendo retomar su ritmo eléctrico normal u otro eficaz.

    La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita.

    Los desfibriladores se han instalado en 17 cooperativas y su coste, tanto de instalación como de formación, ha corrido a cargo del Servicio de Prevención Mancomunado de Riesgos Laborales de la Federación.

    Junto con la instalación se ha impartido formación en el uso de los desfibriladores y también de primeros auxilios. 400 personas formadas.

    La instalación es obligatoria, entre otros, en locales comerciales superiores a 700 metros cuadrados, así como recomendable en instalaciones con gran asistencia de personas.