1

MUY BUENA E IRREGULAR, LA COSECHA DE CEREAL EN ALAVA

Muy buenas expectativas en producción y precios en la cosecha de cereal en Alava, con rendimientos muy irregulares y retrasos en la recolección.

Con menos del 50% del cereal cosechado, las previsiones de la cosecha 2018 en Alava es de muy buena.

Tras un duro invierno y primavera, que ha provocado que las labores de siembra, abonado y tratamientos fitosanitarios no se hayan realizado o cuando se han realizado no eran las mejores condiciones, se ha llegado a la cosecha con casi un mes de retraso sobre las fechas habituales en los últimos años.

El retraso del ciclo vegetativo se ha incrementado por la ausencia de sol y las bajas temperaturas de este verano, así como por las frencuentes lluvias que estamos padeciendo. Destacar que las lluvias han venido acompañadas de tormentas y granizo que han provocado importantes daños dispersos por todas las comarcas alavesas.

A fecha de hoy, la recolección de colza, avena y cebada está por la mitad, quedando pendiente el 80% del trigo.

Los rendimientos medios son de unos 5.500 kg/ha, con importantes diferencias entre fincas, incluso muy cercanas, motivadas por la posibilidad de realización de las labores antes mencionadas, así como por su riesgo de inundación, el pedrisco, etc. Esto ha provocado que en muy poca distancia e incluso en fincas limítrofes, podamos observar producciones de 4.000 kg/ha y de 8.000 kg/ha. Se espera recoger en Alava 126.000 tn. de trigo, 75.000 tn. de cebada y 32.000 tn. de avena.

La calidad no es mala, si bien, el exceso de humedad que ha pedecido el cultivo provoca un bajo peso específico y una proteína media-baja. Además, si la cosecha se hace en malas condiciones (humedad, hierbas,…) desviará el grano a pienso para los animales, en vez de a malta o a harina de consumo humano.

A nivel del estado Español ha habido una gran cosecha, tanto en producción como en calidad. Por el contrario, en el norte de Europa y especialmente en Rusia y Ucrania, paises importadores en el mercado estatal, los fenómenos meteorológicos han sido muy contrarios a los nuestros, con pocas lluvias y calor extremo. Ello ha provocado una cosecha un 30% menor a lo habitual. Esta situación hace que el mercado esté muy revuelto, con muy importantes y recientes subidas en el precio, pendientes de consolidar. A esto hay que añadir la incertidumbre de las negociaciones Europa – EEUU que pueden alterar el trafico de materias primas, especialmente maiz o soja.

Con respecto a los cultivos de primavera o tardíos, destacar que el girasol está explendido y la remolacha cuenta con muy buenas expectativas. Por el contrario, las legumbres no van a tener su mejor año y el cultivo de la patata se encuentra en una mala situación, afectada especialmente por las siembras tardías, el mildiu y el encharcamiento de las tierras.