1

Principio de autonomía e independencia

Las cooperativas son organizaciones autónomas de autoayuda, gestionadas por sus socios. Si firman acuerdos con otras organizaciones, incluidos los gobiernos, o si consiguen capital de fuentes externas, lo hacen en términos que aseguren el control democrático por parte de sus socios y mantengan su autonomía cooperativa.

La empresa cooperativa distribuye de una manera más equitativa los beneficios que produce ya que hace partícipes de ellos a todos los que se esfuerzan en su consecución. Así ha sido reconocido por la mayoría de los gobiernos y legislaciones de todo el mundo. También a través de esa acción legislativa los estados fomentan y favorecen la creación de cooperativas. Sin embargo, ese trato de favor tiene su razón en el propio concepto de cooperativa y en los valores y principios que vertebran esta forma de empresa. Por lo tanto esa acción de fomento es tan necesaria como incondicional, y nunca podrá supeditarse a condiciones que desnaturalicen la cooperativa; y bajo ningún concepto podrá desviarse el control de las cooperativas de su seno, la Asamblea General de socios.