1

Principio de participación económica de los socios

Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan de forma democrática. Por lo menos parte de ese capital es propiedad común de la cooperativa. De ordinario los socios reciben una compensación, si la hay, limitada, sobre el capital entregado como condición para ser socio. Los socios asignan los excedentes para todos o algunos de los siguientes fines: el desarrollo de su cooperativa, posiblemente constituyendo reservas, de las que una parte por lo menos serían irrepartibles; el beneficio de los socios en proporción a sus operaciones con la cooperativa; y el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.

Las cooperativas funcionan de forma que el capital es el sirviente y no el amo de la organización. Existe para satisfacer las necesidades de la gente, y este Principio describe tanto cómo participan los socios en el capital de las cooperativas, como la forma en que deciden distribuir los excedentes.

Los socios contribuyen al capital de su cooperativa de manera equitativa, y esas aportaciones tienen lugar por 4 cauces distintos:

  • La aportación inicial que cada socio realiza al entrar a formar parte de la cooperativa.
  • Al reservar los fondos establecidos legalmente cuando existen excedentes.
  • Dejando en la cooperativa la parte de excedentes que les corresponden, es decir, capitalizando los retornos cooperativos.
  • En circunstancias especiales, cuando la cooperativa se encuentra con necesidades financieras, haciendo nuevas aportaciones al capital.

La participación económica de los socios no se limita a“poner” dinero sino que también les corresponde decidir el destino de los excedentes que pueda generar la actividad de la cooperativa. Una vez compensadas las posibles pérdidas de años anteriores, y liquidados los impuestos, los socios de las cooperativas pueden decidir entre estos tres destinos:

  • Dotar reservas, para garantizar el desarrollo y consolidación de la cooperativa.
  • Recompensar a los socios a través del “retorno cooperativo” por su apoyo. Estos retornos se calculan equitativamente y siempre en función de la actividad cooperativizada, es decir, del grado de implicación que tenga el socio en el desarrollo de la actividad, y nunca en función del capital aportado.
  • Apoyar otras actividades que sean aprobadas por los socios.